A veces pensamos que nada más las cosas grandes son las que ameritan atención y cuidado: el auto, la cocina, la habitación o cualquier objeto que venga a tu mente. Quizás la razón es que son objetos o cosas que cubren una necesidad básica o cosas que te generan demasiada comodidad… es por esa razón que las llaves siempre se pierden, tu sombrero favorito nunca está en el perchero, el perro se come tus papeles importantes y tus lentes de sol se parten o se pierden porque “no importan tanto”. Echa un vistazo a lo que traemos para ti, y por favor inténtalo una vez más.

Protección

Los lentes de sol siempre vienen en un estuche (de no ser así tú debes tener un par de ellos a causa de todos los que has perdido) ese es el único lugar donde deben estar una vez los utilices, ahora, si estás pensando que esto es más que obvio y aun así no puedes evitar perder los lentes de sol el consejo sería este: deja pequeñas notas en tu habitación, en tu bolso y en los lugares más visibles para ti para que logres mantenerlos protegidos.

Limpieza

Nos hemos dado cuenta como las personas aunque saben que hay productos para limpiar los lentes de sol se conforman con exhalar en los lentes y limpiarlos con el borde de la camisa, eso nos genera un poco de tensión porque son uno de los mejores accesorios, diseñados para acompañar cualquier look, presentes en todas las temporadas, con distintos colores y tamaños, ideales para cualquier edad y un sinfín de características agradables… sufren el peor trato por parte de sus dueños, aquí estamos cruzando los dedos para que tú no seas parte de ellos, y si lo eres, es momento de cambiar utilizando el producto junto a la gamuza para la limpieza.

Menos exposición

Esta sugerencia no siempre resulta aplicable pero cuenta como uno de los cuidados a los lentes de sol, se trata de no dejarlos demasiado tiempo a un fuerte calor o frío porque sufren daños, con esto quizás te preguntes: si los lentes son de uso diario ¿Cómo evito exponerlos a las fuertes estaciones, cuando yo necesito usarlos? Y la respuesta va en dirección al espacio físico donde los dejes (incluso en su estuche) y no a que los utilices.

Cambio

Aunque no lo parezca este es uno de los cuidados que los lentes de sol se merecen ¿De qué forma? Sencillo: a veces los tornillos de los laterales se desprenden a causa de una caída o golpe, y eso no quiere decir que hay que comprar unos nuevos, simplemente pueden llevarse a una óptica o tienda de lentes y solicitar un ajuste en esos lentes. De la misma forma si los cristales han sido víctimas de un rayón hay solución, ahora, si los lentes de sol se partieron por mitad o un golpe partió los cristales nadie puede pensar que una “pega mágica” los dejará como estaban, en ese nivel sí es necesario comprar unos lentes de sol nuevos y qué mejor lugar en el que estás para que lo hagas.

 

Comentarios cerrados